Portada » Suspensión de créditos para jubilados y pensionados en Argentina: Impacto del Gobierno de Javier Milei

Suspensión de créditos para jubilados y pensionados en Argentina: Impacto del Gobierno de Javier Milei

El Gobierno de Javier Milei en Argentina ha generado controversia al suspender el acceso a los créditos destinados a pensionados y jubilados, los cuales se otorgaban a través del programa de financiamiento de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES). La decisión, anunciada en el Boletín Oficial este martes, entrará en vigencia de manera inmediata.

La justificación del Gobierno para esta medida se basa en la dificultad de prever el índice inflacionario futuro y la tasa de interés aplicable en el mercado de préstamos personales debido al actual contexto económico. Estos créditos se financiaban con el dinero del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), administrado por ANSES, con el propósito de preservar el valor y la rentabilidad de dichos recursos.

El Gobierno de Milei se ampara en un cuestionado Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que busca desregular el comercio, los servicios y la industria, lo que ahora se extiende a los créditos preferenciales otorgados a jubilados y pensionados.

El programa de créditos fue anunciado en noviembre del año pasado, durante la gestión de Sergio Massa en la cartera de Economía. Ofrecía condiciones más flexibles que las entidades bancarias, permitiendo a personas en edad de jubilación del Sistema Integrado y Previsional Argentino (SIPA) acceder a financiamientos de entre 250,000 y 600,000 pesos (312 a 750 dólares), con una tasa nominal anual (TNA) del 29% – considerablemente más baja que la ofrecida en el mercado – y con la opción de pagar la deuda en 24, 36 o 48 cuotas.

La cancelación de estos créditos también afecta a los trabajadores en situación de dependencia, quienes ya no podrán acceder a créditos de hasta 1,000,000 de pesos (1,250 dólares) a los que tenían derecho.

El Gobierno argumenta que esta medida está alineada con el DNU, que busca derogar cualquier normativa que distorsione los precios del mercado y que impida la interacción natural de la oferta y demanda para corregir la crisis económica que enfrenta el país, promoviendo así su reconstrucción.

La suspensión de los créditos estará en vigor hasta el 31 de diciembre de 2025 y estará sujeta a revisión. En los considerandos, ANSES señala que la medida es «deseable» como precaución para preservar la rentabilidad del fondo y privilegiar su liquidez. Además, la resolución indica que la suspensión podría extenderse indefinidamente, «hasta que se estabilicen las variables económicas y se puedan evaluar las condiciones financieras vigentes, así como los ajustes que eventualmente correspondan dentro del Programa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *