Portada » Sequía amenaza la vida en Jalapa del Marqués, Oaxaca: El impacto en la agricultura y la pesca

Sequía amenaza la vida en Jalapa del Marqués, Oaxaca: El impacto en la agricultura y la pesca

En el pintoresco municipio de Jalapa del Marqués, Oaxaca, la aparente belleza turística se desvanece para quienes dependen de la tierra y el agua. Conocido como «el granero del Istmo», este lugar ve con preocupación la sequía que se cierne sobre la región, afectando tanto a campesinos como a pescadores.

Alejandro Olvera, un experimentado pescador y lanchero, describe al medio local Página 3 cómo la sequía se manifiesta de manera visual cuando el ex convento del Siglo XVI emerge de la presa «Presidente Benito Juárez». Aunque para algunos esto pueda significar un atractivo turístico, para quienes viven de la pesca y la agricultura, es un indicador claro de la escasez de agua.

La presa Benito Juárez, construida en 1961 con una capacidad de 720,317 hectómetros cúbicos, ha sido un recurso vital para abastecer de agua a diversos municipios del Istmo de Tehuantepec. Sin embargo, su actual capacidad del 45 por ciento revela la severidad de la sequía, que se prevé que empeore a medida que el tiempo avanza.

El impacto de la sequía se manifiesta de diversas maneras en la vida cotidiana de los habitantes. Nicasio Nardo Cisneros, quien se dedica a la pesca, comparte su experiencia: «Desde el año pasado llovió poco y eso lo sentimos en las cosechas de maíz y frijol que no crecen. Hemos padecido mucho también en la captura de mojarras, apenas y hoy capturé cinco peces».

Los cultivos de agua de riego están en riesgo de secarse, y Juan de Dios Gallegos, gerente técnico de la red mayor, alerta sobre la disminución en la cantidad de hectáreas que pueden regarse por persona. En un cambio marcado, de regar cuatro hectáreas por persona, ahora solo podrían ser dos o tres, una diferencia significativa que refleja la cruda realidad del cambio climático.

«El cambio climático ya está con nosotros y debemos ocuparnos», advierte Gallegos. La falta de agua en la presa no solo amenaza a los cultivos, sino también a las personas dedicadas a la agricultura y la pesca. La situación es tan preocupante que el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) reporta que el año pasado, en un periodo seco para la zona, se sembraron 76,347.90 hectáreas de maíz en el Istmo de Tehuantepec. Sin embargo, hasta el 31 de agosto, solo 21,000 hectáreas dieron cultivo, lo que representa una pérdida del 60 por ciento.

La llamada a la conciencia se vuelve imperativa. Los pobladores de Jalapa del Marqués enfrentan no solo la pérdida de sus cosechas y la disminución de la pesca, sino también la amenaza de un futuro cada vez más incierto debido a la sequía. En medio de esta realidad, es crucial implementar medidas que aborden no solo los efectos inmediatos, sino también las causas subyacentes del cambio climático, para preservar la rica biodiversidad y los medios de vida de esta comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *