Portada » Perspectivas de Crecimiento en la Demanda y Producción Mundial de Gas para el 2024

Perspectivas de Crecimiento en la Demanda y Producción Mundial de Gas para el 2024

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), con sede en París, ha presentado un informe que destaca un pronunciado aumento en la demanda mundial de gas para el año en curso. Este crecimiento se atribuye principalmente a la disminución de las temperaturas invernales y a la baja de los precios, según el análisis de la AIE.

Después de una caída del 1,5 % en la demanda de gas en el año 2022, se espera un repunte del 2,5 % en 2024, lo que equivale a aproximadamente 100.000 millones de metros cúbicos. Sin embargo, a pesar de este aumento, se proyecta que la demanda se mantendrá por debajo de los niveles registrados en 2021, antes del inicio de la crisis energética.

La producción mundial de gas también experimentará un incremento del 3 % este año, aunque la oferta continuará siendo escasa. «El mercado mundial de gas está entrando en un nuevo periodo a medida que el mundo sale gradualmente de una crisis energética que ha tenido un profundo impacto tanto en la oferta como en la demanda», señaló Keisuke Sadamori, director de Mercados Energéticos y Seguridad de la AIE.

Un punto destacado del informe es el aumento esperado en la producción de gas en Rusia. Se prevé que esta crezca alrededor del 4 % en 2024, alcanzando cifras de producción que podrían llegar a los 664.000 millones de metros cúbicos, lo que supone un incremento de 24.000 millones con respecto a 2023.

En noviembre de 2023, el viceprimer ministro ruso, Alexánder Nóvak, anunció ambiciosos planes para el mercado mundial de gas natural licuado. Rusia busca aumentar su cuota del 8 % actual al 20 % en 2030. Nóvak subrayó que Moscú tiene como objetivo producir aproximadamente 33 millones de toneladas de este combustible en 2024, con planes de expandir la producción hasta alcanzar los 100 millones de toneladas en 2030.

Estas perspectivas de crecimiento en la demanda y producción de gas para 2024 reflejan una fase de recuperación tras la crisis energética. Aunque se vislumbra una estabilidad en el suministro, el mundo enfrenta el desafío de equilibrar la oferta y la demanda en medio de las fluctuaciones climáticas y económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *