Portada » EE.UU. Reinicia Deportaciones en Vuelos Discretos a Zonas Remotas de México

EE.UU. Reinicia Deportaciones en Vuelos Discretos a Zonas Remotas de México

Este viernes, The New York Times informó discretamente que Estados Unidos ha retomado las deportaciones de inmigrantes ilegales mediante vuelos hacia áreas alejadas de la frontera mexicana. Según funcionarios estadounidenses y mexicanos citados por el periódico, el primer vuelo de este tipo despegó hacia Morelia, una ciudad en el centro de México ubicada a cientos de kilómetros de la frontera más cercana, llevando a más de 100 mexicanos a bordo. Este acontecimiento marca el regreso de tales vuelos después de casi dos años, y las fuentes sugieren que es probable que continúen de manera regular.

Expertos en migración y exfuncionarios de inmigración han señalado que estos vuelos buscan dificultar que las personas intenten cruzar la frontera ilegalmente nuevamente. John Sandweg, exfuncionario de seguridad nacional en la Administración de Barack Obama, destacó que «el valor para EE.UU. es que reduce drásticamente la probabilidad de que alguien regrese ilegalmente».

The New York Times también indica que las autoridades mexicanas han solicitado previamente este tipo de vuelos con el objetivo de devolver a los migrantes más cerca de sus hogares y evitar las abarrotadas ciudades fronterizas. Además, estos vuelos buscan conectar a los deportados con servicios de reintegración, como oportunidades de empleo y alojamiento.

La estrategia detrás de estas deportaciones en vuelos a áreas remotas es clara: disuadir la reincidencia en los intentos de cruce ilegal al hacer que el retorno sea más difícil y menos atractivo. La ubicación central de Morelia y otras zonas alejadas de la frontera se presenta como un elemento clave en este enfoque, al dificultar a los deportados regresar rápidamente a la frontera sur de Estados Unidos.

Si bien algunos críticos han expresado preocupaciones sobre la falta de transparencia en torno a estas deportaciones discretas, otros argumentan que conecta a los deportados con servicios de reintegración de una manera más efectiva que simplemente dejarlos en ciudades fronterizas saturadas.

Este nuevo capítulo en la política migratoria de Estados Unidos plantea preguntas sobre el equilibrio entre la efectividad de las medidas disuasorias y la humanidad en el tratamiento de los inmigrantes. A medida que evolucionan las dinámicas en la frontera, la atención sigue centrada en cómo estas acciones afectarán tanto a los individuos involucrados como a la relación bilateral entre Estados Unidos y México en materia de inmigración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *