Portada » Desafíos y Oportunidades: Análisis Económico de Argentina en 2023 y Perspectivas para 2024

Desafíos y Oportunidades: Análisis Económico de Argentina en 2023 y Perspectivas para 2024

El Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina enfrenta un desafiante escenario en 2023, proyectándose una contracción del 2% debido, en gran medida, al impacto devastador de la histórica sequía en el sector agroindustrial, según indican consultoras privadas, citadas por Télam. Este fenómeno ha llevado a una caída del 23,8% interanual en el agro durante los primeros diez meses del año.

Sin embargo, a pesar de este panorama general desfavorable, la Fundación Mediterránea resalta un dato positivo: si se excluye al sector agropecuario, la actividad económica podría experimentar un crecimiento cercano al 1% en el año. Esta sorprendente cifra se atribuye en parte al comportamiento del dólar oficial, que, en promedio, se rezagó con respecto a la inflación, generando mejoras en el poder adquisitivo de la población.

La Fundación también destaca el impacto del «plan platita» durante el periodo electoral, caracterizado por un aumento del gasto público y una reducción de impuestos, factores que contribuyeron a contrarrestar en cierta medida los efectos negativos en la economía.

Al analizar sectores específicos, se observa un crecimiento destacado en la minería y el sector hidrocarburífero, impulsados principalmente por el desarrollo de Vaca Muerta. En contraste, el sector agropecuario muestra el peor desempeño, afectado por la histórica sequía que afectó las siembras y cosechas.

En cuanto a la industria, si bien experimentó una recuperación tras la recesión y la pandemia, muestra signos de estancamiento en 2023, en parte debido a dificultades para obtener insumos importados. En la construcción, se observa un aumento significativo en el empleo, vinculado posiblemente a la obra pública durante el periodo electoral.

Los servicios muestran una mejora relativa en la mayoría de sus rubros, con excepción del sector financiero, que experimenta una disminución debido a la combinación de tecnología homebanking y una menor concesión de préstamos al sector privado.

Para el sector inmobiliario y empresarial, se destaca un rendimiento positivo, relacionado con trabajos en estudios profesionales. Hoteles y restaurantes continúan su recuperación, aunque aún se encuentran por debajo de los niveles de hace seis años.

En cuanto a las perspectivas para 2024, los pronósticos no son alentadores. El Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central indica una nueva contracción promedio del 2,4%, lo que representa un deterioro de 0,7 puntos porcentuales respecto a las proyecciones anteriores. El nuevo gobierno enfrenta un escenario complicado, con desafíos como la inflación reprimida, reservas de dólares mínimas y un déficit fiscal con bajo financiamiento.

La Fundación Mediterránea señala que el próximo año será más complicado para aquellos que venden en el mercado interno, mientras que el panorama externo presenta mejores perspectivas. La incertidumbre económica persiste, y será esencial adoptar políticas efectivas para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades que se presenten en este complejo escenario económico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *