Portada » Crisis en Cusco: Suspensión del Servicio de Trenes a Machu Picchu Desata Protestas y Enfrentamientos

Crisis en Cusco: Suspensión del Servicio de Trenes a Machu Picchu Desata Protestas y Enfrentamientos

La región de Cusco, en Perú, amaneció este viernes sumida en una profunda crisis, con el servicio de trenes hacia Machu Picchu suspendido debido a un enfrentamiento ocurrido en la víspera entre manifestantes y las fuerzas de seguridad. La medida se enmarca en la creciente tensión generada por la controvertida decisión del Ejecutivo de vender las entradas a Machu Picchu a través de la plataforma Joinnus, señalada por organizaciones y políticos de adjudicarse de manera opaca.

El conflicto ha llevado a un segundo día de paro general en la región, con manifestantes bloqueando vías de tren y enfrentándose a la Policía Nacional del Perú (PNP). El jueves, la PNP lanzó gases lacrimógenos a los manifestantes, generando un enfrentamiento que resultó en al menos un herido. Algunas voces, como la congresista Margot Palacios, acusan directamente a la PNP de la lesión sufrida por un manifestante.

En respuesta a la escalada de tensiones, Ferrocarril Trasandino decidió suspender el servicio de trenes entre Ollantaytambo y el santuario histórico de Machu Picchu, argumentando que la medida busca salvaguardar a pasajeros y trabajadores de los operadores ferroviarios ante las acciones de protesta.

El Ministerio Público emitió un pronunciamiento pidiendo a la población de Machu Picchu Pueblo que evite bloquear las vías de comunicación y que se conduzca dentro del marco legal, advirtiendo sobre la posibilidad de comisión de delitos. La Fiscalía Provincial Mixta de Machu Picchu instó a la ciudadanía a evitar acciones que entorpezcan el funcionamiento de servicios públicos y perturben la tranquilidad pública.

El presidente del Congreso de la República, Alejandro Soto Reyes, instó a la mandataria peruana Dina Boluarte a tomar medidas inmediatas para resguardar el valor turístico de Machu Picchu, mientras la región de Cusco se encuentra en huelga y rechaza la tercerización de la venta de entradas.

La ministra de Cultura, Leslie Urteaga, explicó que la medida busca alquilar temporalmente la plataforma de Joinnus, mientras se prepara una estatal. Sin embargo, enfrenta críticas por la falta de transparencia en el proceso, lo que llevó a la presentación de dos mociones de interpelación en su contra en el Parlamento.

En tanto, desde Cusco, las autoridades locales rechazan el accionar del Gobierno, calificándolo como una «imposición». El alcalde del distrito de Machupicchu, Elvis La Torre Uñaccori, instó a la ministra a reconsiderar su posición de privatizar el ingreso a Machu Picchu, señalando que se está trabajando a espaldas del pueblo.

La crisis en Cusco sigue en desarrollo, y la llamada a un diálogo entre el Gobierno y la población local se intensifica en medio de crecientes tensiones y manifestaciones. La situación, además de afectar el acceso a uno de los destinos turísticos más importantes del país, pone de manifiesto las tensiones sociales y políticas en la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *