Portada » Científicos desarrollan tejido cerebral impreso en 3D capaz de crecer y funcionar como tejido cerebral típico

Científicos desarrollan tejido cerebral impreso en 3D capaz de crecer y funcionar como tejido cerebral típico

Imagen figurativa

Un hito científico revolucionario ha sido alcanzado por un equipo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, quienes han logrado desarrollar el primer tejido cerebral impreso en 3D con la capacidad de crecer y funcionar de manera análoga al tejido cerebral humano convencional, publicó en su portal news.wisc.edu.

Este avance, detallado hoy en la prestigiosa revista Cell Stem Cell, abre las puertas a nuevas posibilidades en la comprensión y tratamiento de una amplia gama de trastornos neurológicos y del desarrollo, incluyendo enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.

Los métodos de impresión anteriores se habían visto limitados en su éxito debido a enfoques tradicionales que apilaban capas verticalmente. Sin embargo, el equipo liderado por el profesor Su-Chun Zhang y el científico Yuanwei Yan ha optado por un enfoque horizontal. Este método implica el uso de un gel de «tinta biológica» más suave, que permite que las neuronas cultivadas a partir de células madre pluripotentes inducidas crezcan y se comuniquen entre sí de manera más efectiva.

Yuanwei Yan es científico en el laboratorio Zhang de la Universidad de Washington-Madison, donde los investigadores han desarrollado nuevos métodos de impresión para hacer crecer tejidos cerebrales para su uso en el estudio de trastornos del desarrollo neurológico como las enfermedades de Alzheimer y Parkinson. Foto de Xueyan Li

Zhang destaca la importancia de este logro al afirmar que «este podría ser un modelo enormemente poderoso para ayudarnos a comprender cómo se comunican las células cerebrales y partes del cerebro en los humanos», lo que podría revolucionar nuestra comprensión de la biología de las células madre, la neurociencia y la patogénesis de numerosos trastornos neurológicos y psiquiátricos.

Los resultados obtenidos son prometedores. Las células impresas son capaces de formar conexiones tanto dentro de cada capa impresa como entre capas, emulando las redes cerebrales humanas. Este nivel de precisión no se encuentra en los organoides cerebrales, ofreciendo así una nueva ventana para estudiar el cerebro y sus complejas interacciones.

Además, esta técnica de impresión es altamente accesible para muchos laboratorios, no requiriendo equipos especializados de bioimpresión. El tejido impreso puede ser estudiado con herramientas de microscopía e imagen estándar, así como con electrodos comunes en el campo de la neurociencia.

Su-Chun Zhang Foto de Andy Manis

Aunque el proceso actual se comercializa como una impresora de sobremesa, los investigadores esperan mejorar aún más su biotinta y equipos para permitir orientaciones específicas de las células dentro del tejido impreso, lo que ampliaría aún más su potencial de aplicación.

En resumen, este avance representa un paso significativo hacia una mejor comprensión y tratamiento de enfermedades neurológicas, ofreciendo nuevas herramientas y perspectivas para la investigación científica en este campo crucial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *