Portada » Argentina anuncia histórico plan de ajuste para enfrentar crisis económica

Argentina anuncia histórico plan de ajuste para enfrentar crisis económica

El vocero presidencial de Argentina, Manuel Adorni, presentó el miércoles los detalles del ambicioso plan de ajuste económico que el ministro de Economía, Luis Caputo, reveló el martes, generando conmoción por su impacto previsto en la sociedad. Adorni destacó la necesidad imperante de implementar estas medidas, calificándolas como inevitables para evitar una «inminente catástrofe» económica en las próximas semanas.

En una conferencia de prensa, Adorni afirmó que las medidas eran esenciales para dar inicio a un proceso de reformas estructurales que marcará una Argentina distinta. Insistió en que, de no implementarse este plan, el país podría encaminarse hacia una hiperinflación, lo que justifica la urgencia de lograr el equilibrio en las cuentas públicas.

«El déficit cero es la madre de todas las batallas. No se puede gastar más de lo que se tiene, más de lo que ingresa; eso no es negociable porque sabemos que eso deriva en crisis de deuda o crisis de inflación, que la venimos viviendo hace más de 20 años», destacó Adorni.

El vocero del Gobierno utilizó ejemplos catastróficos para respaldar el ajuste, comparando la situación económica con la de un paciente en terapia intensiva a punto de morir. Insistió en que el Gobierno no está dispuesto a permitir que el paciente, en este caso, la economía, muera, ya que ello significaría un aumento sin límites de la pobreza en el país.

Adorni también reconoció la pérdida de confianza de los bancos y acreedores privados en Argentina, destacando la reputación del país como «defaulteador serial». Además, advirtió que el Banco Central ya no financiará más al Tesoro argentino.

En cuanto a las proyecciones económicas, se espera cerrar el año 2023 con un déficit fiscal del 3,0 % del Producto Interno Bruto (PIB), sumado a un 2,2 % correspondiente a la deuda. Adorni indicó que este desequilibrio se resolverá mediante aumentos en materia fiscal, retenciones a las exportaciones agropecuarias, el regreso del impuesto a las ganancias y un ‘blanqueo’ de cuentas bancarias. También se contempla la reducción de jubilaciones, la eliminación de transferencias a las provincias, la suspensión de obras públicas, el recorte de planes sociales y la reducción del funcionamiento del Estado.

En cuanto al plan anunciado por Caputo, se destaca una brusca devaluación, pasando el dólar de 400 a 800 pesos. También se reducirá la administración pública, disminuyendo de 18 a nueve ministerios y de 106 a 54 secretarías. Además, se eliminarán los contratos estatales con menos de un año de antigüedad, los subsidios a las tarifas de energía y transporte en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), y la no licitación de nuevas obras públicas.

Como medida adicional, se suspende la pauta oficial a los medios de comunicación por un año y se abre la importación. Sin embargo, para mitigar el impacto en los sectores más desfavorecidos, se duplicarán los ingresos de programas sociales como la Asignación Universal por Hijo (AUH) y se aumentará en un 50 % la Tarjeta Alimentar. A pesar de la dificultad de estas decisiones, el Gobierno insiste en la necesidad de tomar medidas drásticas para evitar una crisis económica más profunda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *